10 ene. 2009

Liverpool remonta y gana la Champions

El miércoles 25 de mayo de 2005, será recordado como una cita con la historia. Se enfrentaban dos equipos históricos dentro de la competición, en ese momento Liverpool llevaba 4 títulos (el último en 1984 con el gran Joe Fagan como técnico y grandes jugadores como Graeme Souness, Ian Rush, Kenny Dalglish, el portero de Zimbabwe Grobbelaar, etc. Sin embargo la última final que habían jugado fue con Juventus el día de la Tragedia de Heysel) y por el otro lado Milán con 6 (la última en 2003 increíblemente con la misma base de jugadores a diferencia de unos, por ejemplo Jaap Stam; y también a la Juve como contrincante). Dos jugadores también eran históricos dentro de la competición: Paolo Maldini que había ganado previamente cuatro títulos y Clarence Seedorf que había ganado títulos con tres equipos distintos (Ajax, Real Madrid y Milán).

Liverpool venía de deshacerse de Leverkusen en Octavos, de Juventus en Cuartos y Chelsea en semis, (compartió grupo con dos conocidos de este blog: Mónaco y La Coruña) mientras Milán eliminó a Manchester en Octavos, Inter en Cuartos y PSV en semifinales.

MILÁN 3-3 LIVERPOOL














Crespo (protagonista de lujo en el encuentro) marcándole uno de los goles al arquero Dudek.

AC Milán salió al terreno de juego con un 4-4-2 con la discusión de quien iba a ser el compañero de Shevchenko, entre la carpeta estaban Inzaghi y Tomasson pero Ancelotti creyó en el gran Hernán Crespo. Por el otro lado Liverpool salió con un 4-4-1-1, con la sorpresa de la inclusión de Kewell en reemplazo del titular Hamann, y con Baros en el frente de ataque. Milán decidió salir al campo con el uniforme blanco como cábala, mientras Liverpool con su rojo tradicional.

Sorpresivamente un minuto después del saque inicial, Djimi Traoré cometió una infracción que cobraría Andrea Pirlo y que luego el capitán Maldini transformaría en gol (convirtiéndose en el jugador más viejo en anotar en una Champions). Después del golpe acestado, Liverpool intentó contestar con una opción de Sami Hyppia que sacó Dida y luego Milán tomó el balón durante el primer cuarto de hora, sin embargo el encuentro sería parado para substituir a Kewell que se iría lesionado del encuentro para que entrase Smicer. Después de allí el partido iría mano a mano y eso se vería reflejado en dos opciones de Shevchenko y luego dos de Luis García: un remate en el poste y otro en cerca de la portería de Dida. Pero al final del primer tiempo apareció el encanto de una de las estrellas del encuentro: Crespo que marco dos goles en menos de diez minutos (uno que Dudek casi ataja y otro que el argentino hizo por encima de el polaco) para que pareciese que el conjunto "rossonero" había sentenciado el encuentro y que Liverpool no podría reaccionar.

Antes de comenzar la segunda parte el conjunto inglés hizo un cambio estratégico y dejó tres en defensa, sacando a Finnan y colocando al aléman Hamann. El cambio comenzó a surgir efecto y Liverpool tuvo una opción clara a través de un remate de Xabi Alonso que pasó cerca; y al minuto 53´comenzó una remontada que ni el Milán, ni el Liverpool se le creerían: primero con un cabezazo del capitán Gerrard, un minuto después con un remate de media distancia de Vladimir Smicer y finalmente al minuto 60´ Xabi Alonso marca el 3-3 después de cobrar un penal, haberlo fallado y en el rebote dejado por Dida, volver a concretar.

Después de ese hecho tan sorprendente, ambos equipos salieron a buscar el resultado: el Milán no se dejo amilanar por ese balde de agua fría, mientras que los "reds" estaban frente a la gloria; Milán tomó el manojo del encuentro al minuto 70´aunque ambos equipos tendrían chances de anotar el valioso gol, entre ellos un remate de Shevchenko sacado por Traore en la línea, otro de Gerrard que pasó por encima del travesaño y uno de Crespo que fue bloqueado por el defensa rojo Carragher. Ambos equipos harían varios cambios alrededor del minuto 86´para posiblemente tener hombres frescos durante la prórroga: Milán quemó dos cambios, entraron Serginho y Jon Dahl Tomasson y por Liverpool entró Djibril Cissé.



Mejores momentos del encuentro disputado en Estambul (el Atatürk), con la conducción del central Manuel Mejuto González y ante 70.000 espectadores.

Ambos equipos no se rindieron durante la prórroga y se destacan dos opciones: una al comienzo de Pirlo que pasó cerca y una doble de Andriy Shevchenko que tras cabecear un centro, fusiló a Dudek y perdió la oportunidad de sentenciar el encuentro. Después de un tiro libre de John Arne Riise finalizó el tiempo extra y allí toda la tensión se concentró en la tanda de penales (segunda vez en tres años que todo culmina en penales). Le correspondió patear primero al conjunto italiano, Serginho tomó el primer penal y lo botó por arriba mientras Hamann superó a Dida; el segundo de Andra Pirlo fue atajado por Dudek y Cissé colocó el 2-0, Tomasson descontó y luego Dida le atajaría el remate a Riise para mantener una luz viva.

Sin embargo, después de que ambos conjuntos anotaran cada uno un penal (Kaká por Milán y Smicer por Liverpool), Dudek le daría el título a los ingleses después de atajarle el penal con el guante izquierdo a Shevchenko quien lo tiró al centro. Liverpool ganó su sexta corona continental y el derecho a jugar el segundo Mundial de Clubes, que estrenaba su nueva versión. Por último, Gerrard sería escogido el hombre del encuentro y posteriormente el hombre del año según la UEFA.

Las alineaciones para el recuerdo:

AC Milán
: Dida; Cafu, Maldini, Stam, Nesta; Gattuso (Rui Costa), Seedorf (Serginho), Pirlo, Kaka; Shevchenko, Crespo (Tomasson).

Liverpool
: Dudek; Finnan (Hamann), Traore, Hyypia, Carragher; Riise, Gerrard, Luis Garcia, Alonso; Kewell (Smicer); Baros (Cissé).

El día después y más curiosidades...

Sin embargo, aparte de lo mencionado anteriormente también el conjunto del valle de Liverpool ganó otros privilegios: se quedó con ese trofeo, ya que el reglamento suscita que cada vez que un equipo gane cinco Champions o logre tres consecutivas, se puede quedar con él definitivamente (y no la réplica que se da después de tener la original durante 10 meses antes de la víspera de la próxima final) además de tener el privilegio de jugar la Supercopa Europea que finalmente le ganaría al campeón de la UEFA: CSKA Moscú, y también de volver a participar de la competición a pesar de no clasificar al quedar quinto en la Premier League (la UEFA se reunió y decidió cambiar las reglas, sin embargo el conjunto inglés podría enfrentarse a cualquier conjunto inglés en cualquier instancia del campeonato).

Una semana después, el conjunto italiano perdería la opción de ganar la Serie A y quedó segundo al caer con Palermo para completar el baldado de agua fría recibido la semana anterior (después la copa quedaría vacía después del escándalo de corrupción). Pero como si la vida diera revanchas, Milán y Liverpool se volverían a encontrar dos años después para reeditar aquella final que cambiaria de lado: en Atenas, irónicamente un jugador que fue descartado para la final anterior, el "romperedes" Filippo Inzaghi sería la figura al marcar los dos tantos que le dieron el título a la banda de Carlo Ancelotti; el holandés Dirk Kuyt marcaría el descuento para los dirigidos por Rafael Benitez.

Curiosamente sería la tercera final en cinco años para el Milán, aparte de que otra vez se encontrarían muchos de los jugadores que jugasen aquella final en 2005 al igual que ambos técnicos y para cerrar, que Liverpool al igual que en la semifinal de dos años atrás se enfrentó a Chelsea (Milán también volvió a enfrentar al Manchester United, pero esta vez en semis).

¡ESPERAMOS SUS COMENTARIOS!

1 comentario:

Anónimo dijo...

ajjajajajaja pollo....
Bueno esa final fue grande apesar que no la vi bueno arriba peru esperamos hacer una buena libertadores 2012